Un sello de Marianne inspirado en una feminista de Femen desata la polémica en Francia

Femen: Marianne

 

Los conservadores critican que se haya elegido a una mujer de Ucrania y llaman a boicotear el timbre

Francia ha acogido con división de opiniones un nuevo sello con la efigie de Marianne, símbolo de la República francesa, después de que uno de los autores del timbre, con un diseño que evoca al mundo del cómic, admitiera que para dibujar el rostro de Marianne se inspiró en una activista del colectivo feminista Femen, la ucraniana Inna Shevchenko.

“El modelo de Marianne ha sido una mezcla de muchas mujeres, pero sobretodo de Inna Shevchenko”, explicó el domingo en su cuenta de Twitter Olivier Ciappa, coautor junto a David Kawena del nuevo timbre. Ante el revuelo que se ocasionó, el diseñador matizó que la líder feminista “no ha sido la única” fuente de inspiración. “No es que Inna se haya convertido en Marianne. Es una mezcla de personas reales”, aclaró luego. Ciappa citó también a la actriz Marion Cotillard, “que representa el talento de Francia en el extranjero”, y a la ministra de Justicia, Christiane Taubira, impulsora de la ley que permite el matrimonio y la adopción a las parejas homosexuales.

En Francia, los sellos llevan habitualmente el rostro de Marianne, símbolo del país y de los valores de la Revolución Francesa. Representada en numerosas ocasiones con los senos al aire, Ciappa ha apuntado que desde su punto de vista “en 1789 Marianne habría sido una Femen porque luchó por los valores de la República, la libertad, la igualdad y la fraternidad”.

Llamada al boicot

El sello ha sido criticado desde las filas democristianas, que ha llamado a los franceses a boicotearlo. También el colectivo Primavera Francesa, que engloba a los contrarios a la ley que permite las bodas homosexuales, ha denunciado que “la nueva Marianne tiene la imagen del Gobierno: cristianófobo y resentido”. El colectivo ha aprovechado para salir en defensa de la mujer francesa: “¿Es que no hay suficientes mujeres bellas y emblemáticas en Francia que tenemos que ir a buscar modelos en Ucrania?”, han lamentado.

La protagonista de la polémica, Inna Shevchenko, ha quitado hierro a la polémica y ha subrayado que históricamente, con Marianne, “Francia ha reconocido el papel de las mujeres que luchan. Es un símbolo en el mundo entero”, ha argumentado. La activista ha recibido el apoyo de Femen, que en Twitter ha afirmado sentirse “orgulloso de ser un símbolo oficial de Francia”.

Instalada en Francia desde agosto del 2012, Inna Shevchenko, de 23 años, ha impulsado en París el primer centro de “nuevo feminismo” donde entrena a mujeres en el modelo de activismo feminista popularizado por Femen en Rusia y Ucrania, y que consiste en acciones muy mediáticas en las que las manifestantes aparecen con los pechos descubiertos para denunciar el machismo, la homofobia, la prostitución y el integrismo religioso.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/polemica-francia-sello-marianne-femen-2509872?utm_source=rss-noticias&utm_medium=feed&utm_campaign=portada

“Ahora los fascistas tendrán que lamerme el culo para mandar una carta”

Marianne

“Femen protagoniza el último sello francés. Ahora, todos los homófobos, extremistas y fascistas tendrán que lamerme el culo cuando quieran mandar una carta”, proclamó ayer vía twitter la feminista ucraniana Inna Shevchenko, orgullosa de que su imagen haya servido de inspiración a los dibujantes Olivier Ciappa y David Kawena para realizar la versión 2013 de Marianne por encargo de La Poste.

Así de contenta estaba el lunes la jefa de las beligerantes Femen, que desde la semana pasada ostenta el estatus de refugiada en Francia, después de que la Oficina Francesa de Protección de Refugiados y Apátridas (Ofpra) respondiera afirmativamente a su demanda de asilo político. Desde que llegó a París, en agosto de 2012, con un visado de turista, Inna no ha hecho más que ganar popularidad y adeptos para su causa de la reivindicación libertaria e igualitaria por la vía del topless callejero. De ahí que haya decidido establecer la sede mundial de la organización a orillas del Sena.

Lo que no podía imaginar nunca esta enemiga de los regímenes dictatoriales y el extremismo religioso es que su rostro sería tomado como inspiración para representar, en un sello postal de 20 gramos, la nueva imagen de Marianne, figura alegórica de la República Francesa que encarna los valores de Libertad, Igualdad y Fraternidad desde los tiempos de la revolución.

Una vez derrocada la monarquía, hacía falta un símbolo para poner en las monedas, los billetes, las estampillas de correos, los bustos de los ayuntamientos o las estatuas de las plazas públicas. Así que a los primeros republicanos se les ocurrió adoptar como emblema a una mujer joven, que suele retratarse tocada con un gorro frigio, cuando no con un seno al aire, como la pintó Delacroix en 1830. Cuenta la leyenda que la primer señora que sirvió de modelo al personaje fue Mary-Ann Birch, esposa del poeta romántico Lamartine y, para más señas, inglesa.

Desde 1944, la empresa pública de correos ha emitido sellos con 14 modelos distintos de Marianne, que eran encargados a artistas como Cocteau (1961) o Decaris (1967).

sellos marianne

Desde 1968, en paralelo, la Asociación de Alcaldes de Francia elige regularmente una actriz o maniquí famosa que preste su rostro al mayor símbolo del país después de la bandera tricolor. Así, Brigitte Bardot,  Mireille Mattieu, Catherine Deneuve, Inès de la Fressange, Laetitia Casta o Sophie Marceau han ido dándose el relevo para ceder su belleza al servicio de esta noble representación de los ideales democráticos.

¿Qué pinta en todo esto la aguerrida Inna Shevchenko?, se preguntan los sectores más tradicionalistas del Hexágono. Pues muy sencillo. Para diseñar el sello oficial correspondiente al mandato presidencial de François Hollande, el flamante jefe de estado socialista ­-que tiene a los jóvenes como prioridad máxima de su quinquenio- quiso que la nueva Marianne encarnase los valores de la juventud y que los alumnos de 30 institutos de toda la geografía gala pudieran elegir a los tres finalistas entre los 15 diseños presentados. 

Como pueden ustedes ver si han pinchado los links anteriores, los dibujos en liza no valían gran cosa y al final salió elegida esta Marianne con aire de cómic que, a nuestro modesto parecer, recuerda más a la coqueta Falbala de la saga de Astérix el Galo que a la rubia ucraniana.

Como es preceptivo, el sello del quinquenato fue presentado el pasado 14 de julio, día de la fiesta nacional, durante un acto solemne celebrado en el Elíseo tras el desfile de las fuerzas armadas donde Hollande descorrió una cortinilla que cubría la imagen como si fuera la placa conmemorativa de la inauguración de un pantano.

Inmediatamente, Olivier Ciappa se apresuró a comunicar su alegría con un tweet en el que revelaba que Inna había sido una de las principales inspiraciones del diseño. “Estoy convencido de que, en 1789 Marianne, hubiera sido una Femen”, explicaba al día siguiente el artista, durante la firma de las estampillas en el Senado. “Los valores republicanos de la igualdad, la libertad, la fraternidad son parte fundamental de la lucha las Femen”, explicaba. Ese mismo día, en un texto publicado por el Huffington Post, aclaraba que los estudiantes que participaron en la votación habían sido convenientemente informados sobre su fuente de inspiración.

De poco le ha servido puntualizar que, además, en su Marianne hay guiños estéticos al manga japonés, Walt Disney, el Renacimiento italiano o el tebeo de línea clara francés. O que tiene un gesto de la mano copiado a sus admiradas Roselyne Bachelot y Christiane Taubira.

El lío ya está montado y los colectivos más conservadores del Hexágono no pueden olvidar que Ciappa es, precisamente, el autor de “Las parejas imaginarias”, aquella exposición callejera exhibida en el barrio gay de Le Marais, en plena polémica contra la ley Taubira, y que fue varias veces atacada por extremistas homófobos. ¡Un provocador, vaya!

Hace dos días que el dibujante recibe amenazas, espoleadas sin duda por los comunicados emitidos por diversos colectivos anti-matrimonio gay. “Este Hollande sigue haciéndonos de todo: la nueva Marianne, una Femen. ¡Menudo modelo para la juventud!”, ha dicho la exministra democristiana Christine Boutin, llamando a boicotear el nuevo sello. Por su parte, los grupos ultras de la Primavera Francesa han denunciado “una nueva Marianne a imagen del gobierno: cristianófoba, odiosa e ideóloga”.

Entretanto, la deslenguada Shevchenko echa más leña al fuego hablando en su tweet de “lamer culos”. Al final, toda esta polémica habrá servido sobre todo para darle más publicidad a su movimiento.

Desde ayer, por cierto, las Femen protagonizan un enorme mural en el Quai de Valmy, firmado por el street-artist Combo, en el cual su líder aparece igual que La libertad guiando al pueblo, con el torso desnudo y una bandera tricolor en la mano. Hace apenas unos días que le han concedido el permiso de residencia y ya es un icono nacional.

Femen: la libertad guiando al mundo

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/blogoterraqueo/2013/07/16/ahora-los-fascistas-tendran-que-lamerme.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s