El día de la Independencia: una revisión necesaria. Acción política afro-colombiana y narrativas patrióticas criollas, Cartagena, 1809-1815.

pedro-romero

El mulato Pedro Romero, lider de la Independencia de Cartagena

 Descargar aquí el texto completo en pdf

Por Marixa Lasso

 El 11 de noviembre de 1811, una multitud de negros y mulatos patriotas, armados con lanzas, cuchillos y pistolas asaltaron el palacio de gobierno de Cartagena. Luego de insultar y golpear a los miembros criollos que conducían la junta revolucionaria, la multitud les forzó a firmar una declaración de independencia contra su voluntad. ¿Cuál es el significado de esta escena de independencia? La misma ciertamente no se amolda a las muy exaltadas historias nacionalistas de principios del período republicano, que glorificaban la independencia, el nacimiento de la nación, y el papel histórico de los padres fundadores criollos. Ella tampoco encaja con narraciones socio-históricas más recientes, las cuales tendrían problemas en explicar una jornada independentista liderada por afro-colombianos.

A pesar de que la escena descrita arriba sigue fielmente las fuentes de la época, hoy día sigue luciendo como algo increíble, incluso absurdo. El efecto chocante que genera se deriva de su parecido con una escena de revolución popular. Se nos ha enseñado que las guerras de independencia en la América Española fueron cualquier cosa menos revoluciones populares. Una rígida tradición histórica ha mantenido no sólo que las clases populares tuvieron poca o ninguna influencia política en esos conflictos, sino también ha cuestionado la naturaleza revolucionaria de la guerra misma.

Como sucede con las lecturas revisionistas de la Revolución Francesa, las historias sociales de las guerras de independencia convirtieron la revolución en una “ilusión” política e intelectual de cambio. Para el caso francés, los argumentos revisionistas indicaban que los revolucionarios se engañaban al pensar que ellos estaban en verdad destruyendo el sistema feudal e inaugurando una modernidad, cuando en realidad el mismo ya había sido destruido por fuerzas sociales intestinas. En palabras de Jacques Rancière, “la revolución es la ilusión de hacer la revolución, nacida del desconocer que la revolución ya ha sucedido.”….

 Descargar aquí el texto completo en pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s