La decadencia cubana, por Fernando Ortiz

la-decadencia-cubana

Pongo aquí a disposición este importante texto (1914), en su primera edición, del polígrafo cubano Fernando Ortiz.

(Yo aporté las fotos del libro, pero el trabajo de digitalización es de agradecer al profesor Dayron Roque, de la Universidad de la Habana.)

Descargarlo aqui

Anuncios

3 comentarios sobre “La decadencia cubana, por Fernando Ortiz

  1. Se trata de un texto del 23 de febrero de 1924 que analiza la vida cubana de 20 años atrás, ¿qué nos dice hoy para traerlo a un plano tan lejos de los estudios especializados en la historia, como lo es un blog, donde siento de mayor peso todo lo referente a lo más cercano a la actualidad? ¿O estoy equivocado en mi interpretación de este blog? ¿O es que esta traslación obedece al más completo rescate de nuestra historia y que es el máximo objetivo de este blog? Me confunde su lectura? ¿Acaso su divulgación, más allá del estudio académico de un periodo de nuestra historia y que sabemos cómo se incrementó en nocividad en los años siguientes hasta 1959, puede resultar una alerta a algo, en similar estadio, que se está gestando hoy? No soy un especialista ni un estudioso ejemplar de nuestra historia; solo conozco algo, quizás lo que conocen todos, sobre los males de aquella República, y lo que significó de cambio radical el triunfo revolucionario de 1959. También viví en Cuba hasta el año 2000, donde viví el paulatino deterioro de las principales conquistas del país, ¿en los 17 años que llevo viviendo fuera de la isla, aquel deterioro vivido se ha hecho, en algo tan alarmante para llevarme a leerme con tanta atención los “llamados” de Ortiz, alguna sospecha de que aquel periodo histórico podría estar en vías de repetirse? Entonces me quedo pensando qué debe aportarme esta alocución para enfrentar la realidad actual. Y me quedo en blanco. Me preocupa mucho la respuesta que se me pueda dar y la agradecería aún más!

  2. Estimado Andrés. No soy partidario de forzar las analogías históricas. De hecho, la mera analogía suele ser considerada un gran problema por los historiadores profesionales. (El gran Josep Fontana, historiador marxista, que vivirá, imagino, “cerca” de ti, lo ha dicho muy bien) Observo que algunos intervinientes en el debate político cubano de hoy lo hacen con frecuencia, pero no soy parte de ello ni aspiro a serlo. Respeto mucho la historia para eso. No es primera vez que publico documentos históricos (fuentes primarias, como bien sabes, se llaman en Historia). Cada lector que se aplique en su lectura, como haces tú, encontrará los modos en que le sirve su lectura para este presente. Sin embargo, mi intención es “lean”, “no crean.” Como bien dices: “esta traslación obedece al más completo rescate de nuestra historia y que es el máximo objetivo de este blog”.Cierto, es uno de los objetivos de este blog y me parece muy bien que haya despertado en ti estas preguntas. Sobre Ortiz, he publicado algún texto antes aqui, pues observo un uso acritico sobre el tema de la “cubanidad”, por personas que no conocen, o no quieren conocer, su obra, ni su época, ni los intereses que defendió, etc, y lo presentan como una suerte de heraldo marxista comunista para justificar ciertos discursos de hoy, lo que en caso alguno fue Ortiz. Prefiero que autores de la grandeza de Ortiz puedan hablar por si mismos, y que sean interpretados hoy con conocimiento más amplio sobre su vida, su obra, su contexto, y el marco politico/social que defendió. Lo que tengo que decir sobre la Cuba del presente prefiero decirlo directamente. No usaría a Ortiz para eso, también por respeto a su obra. Te agradezco este mensaje, que me ha resultado interesante, porque es una pregunta que me parece muy auténtica, y que ojalá otros se hicieran antes de usarlo a diestra y siniestra a él, y a cualquier otro. No puse el año del libro porque está dentro del pdf, en la portadilla, pero la otra vez lo haré, para encuadrar mas directamente, desde el principio, que se trata de una lectura de época. un saludo para ti!

  3. Gracias, Guanche, ese respeto por nuestra historia y darla a conocer en toda su complejidad es una de las autenticidades que más valoro en tus estudios. Imagino que esas analogías entre diversos periodos históricos, en medio de tantos debates hacia la actualidad en que estamos inmersos con Cuba, puede hacernos no ver el pasado en toda sus posibles trascendencias, y sí, es tu deber, como lo hiciste con Roa.
    Gracias también por eso de poner la fecha de la intervención de Ortiz que, aunque no haga falta ni sea ingenua el no ponerla, pareciera que en los tiempos que vivimos se hacen necesarias esas advertencias ante posibles traficantes de estudios ajenos.
    Otro abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s