El conflicto de los días y las fechas históricas. Sobre Humboldt 7, Guiteras y la memoria cubana

Desde la izquierda, aparece una mujer, lamentablemente, cortada en la foto; luego, según Lela Sánchez, Fructuoso Rodríguez, quizás el presidente de la Escuela de Farmacia, Jose Antonio Echeverría, Luis Blanca, un compañero sin identificar y Juan Nuiry Sánchez.

Por Lela Sánchez Echeverría

Hoy es 19 de mayo, fecha de importancia indiscutible. Murió, en lucha desigual contra las fuerzas españolas, José Martí. Pero esto no resulta ninguna noticia para nosotros, de sobra se reconoce ese acontecimiento. Ha sido ampliamente recogido por la historia y cada cubano lo guarda en su memoria. Qué bueno.

La historia (valga la redundancia) se va formando con las acciones cotidianas de aquellos que se han destacado luchando por la libertad de su patria, por el progreso cultural o científico, por el desarrollo económico y social del país, para lograr el bienestar del pueblo que lo habita.

Pero también quedan plasmadas aquellas acciones que los hombres más oscuros, menos generosos, llevan a cabo, intentando alcanzar, básicamente, su propia prosperidad y los beneficios que les otorga el ejercicio del poder.

En ambos casos la historia los recoge y los reconoce para darlos a conocer a sus compatriotas y en muchas ocasiones al mundo entero. Resultan un ejemplo de lo que deber ser y lo que no es posible repetir en el futuro.

Una locutora de la televisión repite constantemente una cita del escritor y poeta Félix Pita Rodríguez cuyas palabras no recuerdo con exactitud pero cuyo sentido es el siguiente: El pasado no debe olvidarse porque se corre el riesgo de dejar indefenso al futuro.

Es cierto. La labor de los historiadores, de los comunicadores cuando abordan los acontecimientos que forjaron de alguna manera la idiosincrasia de un pueblo, es vital. Conforma la conciencia de los habitantes de un país, sobre todo la de las generaciones más jóvenes.

Por eso, en estos días, he sentido una buena dosis de aflicción vinculada, en especial, a las fechas patrias en mi país.

Lo primero estuvo relacionado, en el mes de abril, con los mártires de Humboldt 7. Los medios tuvieron a bien recordar el asesinato de los cuatro compañeros sorprendidos por unos de los hombres oscuros de esa época, Esteban Ventura Novo, esbirro de la dictadura del más tenebroso de todos en ese siglo para Cuba, Fulgencio Batista y Zaldívar.

Julio César Guanche también, en su blog, escribió un extenso trabajo que describe los hechos. Es una recopilación de información escrita sobre el tema que me llamó a la reflexión. En general, me pareció un trabajo excelente, aunque no soy ni historiadora, ni crítica, ni periodista.

Sin embargo, gracias a mis tantos años viví una buena parte de los acontecimientos que se narran en él, cosa que no le ocurrió a su autor. Por ello, sobre el particular, tengo tres asuntos que señalar que no me gustaría dejar pasar:

-Una cita de Fernando Martínez Heredia que, a pesar de la aclaración que hace Guanche antes de presentarla y que explica que los peseperos [miembros del Partido Socialista Popular —PSP—] sólo intervinieron al final de la lucha, se presta a confusión. Textualmente dice así: “El Partido Socialista Popular (PSP), opuesto a la dictadura desde su posición comunista, comprendió la justeza de la línea de la guerra revolucionaria y pasó a apoyarla activamente…”

Me llama la atención que el autor de la cita hable de que el PSP estuviera opuesto a la dictadura desde su posición comunista, porque es que esa misma posición sin apellido la tenían en 1938 cuando se aliaron a Batista, bajo la orientación y la mirada complacida del padrecito ruso [Stalin], con el fin de crear la Central de Trabajadores.

Más tarde, esos mismos compañeros formaron parte del gobierno de ese dictador entre el 40 y el 44, sin tomar en cuenta que este tirano fuera el responsable del primer golpe contra el gobierno de los Cien días y el máximo responsable del asesinato del niño Paquito Rosales, cuando trajeron a Cuba las cenizas de Mella.

Este mismo verdugo había asesinado ya, entre otros, en 1935 a Antonio Guiteras Holmes y a Carlos Aponte en el Morrillo. (Sobre este último asunto volveré un poco más tarde).

Estábamos en plena guerra mundial y los partidos comunistas de Latinoamérica debían aliarse a las dictaduras que gobernaban en nuestra área geográfica. Y con algún gobierno democrático si es que lo había porque la verdad, no lo recuerdo. Por pudor no voy a repetir las loas a Batista del periódico del PSP en aquellos tiempos [Hoy], con motivo de su cumpleaños, etc. Estas no creo que fueran orientadas por nadie.

No entiendo entonces a qué posición comunista se refería Martínez Heredia, ni por qué Guanche hace uso de esa cita que no creo que aporte mucho en este trabajo, más que lograr que algunas personas como yo se incomoden y contribuyan, como acabo de hacer, con sus conocimientos de lo acontecido en aquellos momentos.

Hace falta terminar de asumir, como hacen muchos autores, que los miembros del PSP tenían y defendían una estrategia diferente en la lucha contra Batista entre el 52 y el 59 del siglo pasado y que sólo se sumaron a la forma insurreccional y guerrillera en los últimos meses de la guerra. Se equivocaron y ya.

-Lo segundo que me llama la atención es el uso de dos citas del libro de Newton Briones sobre estos hechos en las que dice primero, hablando del sectarismo como se había manifestado en el juicio:

“…durante el juicio ese ángulo del irrestricto apoyo (prestado por el PSP a MR) no apareció como prueba. Solo se le atribuyó al sectarismo la culpa de la traición de Marquitos.”

Y luego en la cita No. 26 [en el texto de Guanche] Briones añade que “Marquitos estuvo detenido durante dos años y medio en Villa Marista en la sede de la seguridad del estado. Si Ordoqui y Edith hubieran tenido ese poder para demorar e impedir hacer justicia sobre Marquitos, lo habrían soltado de su encierro y esto no sucedió…”

No sé por qué Briones hace esa observación sin aclarar que cuando Marquitos estuvo preso la primera vez (esta fue la segunda), haciendo uso de un irrestricto apoyo a MR, una parte de los dirigentes del PSP, y en primer lugar Joaquín y Edith, lograron ponerlo en libertad, ubicarlo a trabajar en la dirección de cultura del Ejército Rebelde y luego enviarlo a la beca gestionada por ellos a Checoslovaquia.

Claro que en esa ocasión estaba detenido solamente porque el Directorio Revolucionario lo acusaba de ser el delator de Humboldt 7, no como un agente de la CIA, tal como fue en la segunda oportunidad, en la que vino a Cuba preso, desde Praga, acusado por los checos de trabajar para la CIA.

En ese caso, aclara el propio Newton Briones que no podían contra otras fuerzas porque la acusación era fuerte. Sin embargo no mencionan, ni Newton, ni Guanche (al menos en este trabajo), que sí lo habían hecho en la oportunidad anterior que les acabo de narrar.

Sería bueno que el articulista [Guanche] averiguara en qué fecha regresó Marquitos de México luego del 59 y por qué. Y tal vez logre conocer algo más de lo que le relato. Para no convertir esto en un tratado se lo dejo de tarea a Guanche, si le interesa.

-Lo tercero se vincula a un artículo que escribió [Ricardo] Alarcón [publicado en dos partes en La Cosa, aquí y aquí] y que me parece certero. Se ha escrito muchísimo del delator y sus cómplices (varios libros y algún documental) no así de los compañeros combatientes asesinados el 20 de abril.

Es penoso que se conozca tan poco de la corta existencia de los mártires. Llama más la atención de historiadores y articulistas el interés morboso de la delación y la intriga que se vislumbra en la descripción de estos hechos que la vida limpia y heroica de aquellos que fueron las victimas ese día. Tal vez con este trabajo en dos partes de Ricardo Alarcón se abra el horizonte y las nuevas generaciones conozcan cómo fue la existencia de estos compañeros y cuáles las razones de su lucha.

Hasta aquí lo que tiene que ver con Humboldt 7.

Rosario Alfonso Parodi ha escrito, entre otros trabajos de largo aliento sobre los mártires de Humboldt 7 y, en general, de la historia del DR 13 de Marzo —como el aspecto, poco tratado, de las mujeres combatientes de esa organización—, una biografía sobre Fructuoso Rodríguez, que se encuentra en proceso de edición.

Pero si estamos hablando del conocimiento de las fechas históricas y de la importancia de la difusión de los hechos y sus protagonistas, no puedo evitar repetir lo que ha sido una preocupación que no logro borrar de la memoria en los últimos días.

El 8 de mayo de l935, en El Morrillo, Matanzas, fueron asesinados Antonio Guiteras Holmes y Carlos Aponte, víctimas también de la delación de un traidor.

En este caso, Guiteras había formado parte del gobierno de los Cien Días. En ese cortísimo tiempo había logrado una serie de leyes que favorecían al país, entre ellas el primer intento de intervenir para nacionalizar a la compañía cubana de electricidad que de cubana tenía lo que yo de japonesa. El Che [Guevara] hubo de mencionar este antecedente cuando se nacionalizó luego del triunfo revolucionario.

Cuando Batista, con el apoyo del embajador norteamericano, logró derrocar al Gobierno que se conoce como el de Grau-Guiteras, Tony Guiteras comenzó a conspirar para devolverle sus libertades al país. Fundó la organización Joven Cuba y en la fecha de su asesinato salía desde el Morrillo para México a comprar armas y regresar a luchar como veintiún años después lo hiciera Fidel Castro.

El año pasado, al cumplirse 85 años de esos hechos, para vergüenza nuestra, no se habló en los medios de lo ocurrido ni se le rindió homenaje a Guiteras y a Aponte. Escribí entonces un trabajo que circulé entre los amigos con el título de El silencio de los corderos.

Este año los acontecimientos han sido aún peores. Tomando la fecha por la del nacimiento de dos soneros, convirtieron el 8 de mayo en el día nacional del son cubano.

Como es lógico, en una fecha festiva. Y no se trata de que el son y los dos soneros —de las figuras más prominentes de la música cubana [Miguel Matamoros y Miguelito Cuní]— no merezcan este y más homenajes aún, pero de los 365 días que tiene el año, ¿no hubiera sido posible encontrar uno vinculado al son que no coincidiera con el asesinato de estos dos mártires?

¿Ignorancia del Ministerio de Cultura y los organizadores de este evento? Prefiero pensar que sí, pero si en el caso del día del campesino que por decisión de Naciones Unidas coincide con otra fecha, la coincidencia quedó compensada porque este país y sus dirigentes pudieron celebrar también, como es debido, la efemérides nuestra, ¿por qué no se hizo de igual forma en el caso de los mártires del Morrillo?

 Para verificar lo que digo los invito a que revisen la importancia que le dio el periódico Granma al ocho de mayo como fecha del asesinato de estos dos compañeros. Tienen que esforzarse para encontrar algo en la última página, al final de las efemérides. Tal vez necesiten una lupa, pero vale la pena.

Granma, 8 de mayo de 2021

Sólo en Matanzas se llevó a cabo un pequeño acto con muy pobre presencia debido a la pandemia.

La historia, los historiadores, la prensa, los dirigentes de Cultura y de la Asociación de Combatientes tendrán que rendir cuentas algún día, no solo por esto, sino por la desidia que puede encontrarse en el estado de algunas edificaciones históricas y en la poca información que tenemos los cubanos de la vida de muchos de los mártires más recientes. Al menos eso espero.

Recuerden a Félix Pita, están dejando indefenso al futuro.

Lela Sánchez Echeverría es “socióloga, hija de su padre [Aureliano Sánchez Arango], combatiente. Vive en Cuba”.

3 comentarios sobre “El conflicto de los días y las fechas históricas. Sobre Humboldt 7, Guiteras y la memoria cubana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s