La fuerza de Fernando Martínez Heredia

Fernando Martínez Heredia

 

Por Julio César Guanche

Alejo Carpentier escribió que toda la historia de Cuba está contenida en sus canciones políticas. Se pueden “leer” esas canciones, a la vez, como antropología cultural de la nación, como crónica política de eventos y como historia social de sus procesos. En ellas, aparece el pueblo cubano como centro espectacular de atención, productor de discursos complejos, expresivos de infinitas prácticas contradictorias, capaz de politizar su choteo, su dolor y sus demandas; y de marcar, en grados variables, no solo la formación genérica de la “cultura nacional” —muchas veces presentada de modo despolitizado, como especie de “alma alada” de la nación—, sino, específicamente, el curso y los desenlaces políticos de los procesos reales en los cuales ese pueblo ha estado implicado. Sin embargo, en una gran masa de análisis historiográfico, que repite cronologías de hechos y biografías de líderes, el pueblo cubano permanece desconocido, sepultado una y otra vez por los discursos que lo invisibilizan, aun pretendiendo “defenderlo” o, incluso, “hablar en su nombre”.

No es el caso de Fernando Martínez Heredia (1939-2017). Formado en el auge y esplendor del marxismo de los 1960, ya sabía que la historia exclusivamente “política” es un “ídolo” a derrotar, conoció y empleó los avances de esa hora de la historia social y “desde abajo”, y fue parte de la recuperación latinoamericana del marxismo heterodoxo, en su caso señaladamente del aporte de Antonio Gramsci y su teoría de la hegemonía.

Ese marco lo situó en una posición ventajosa para comprender las múltiples dimensiones sociales de la política, para visibilizar al pueblo, y para hacer algo tan importante como difícil de entender: identificar cómo gana y cómo pierde la “gente común” dentro de un proceso determinado, y cómo sus demandas son incorporadas, sea en forma beligerante o mediatizada, en las posteridades de tales procesos, por ejemplo, en las formas institucionales que fija y en los cambios culturales duraderos que produce. Desde este código de lectura, Martínez Heredia propinó un golpe significativo a décadas de discursos y “análisis” sobre la “pseudorrepública” cubana, cuando expresó: la república burguesa cubana de 1901 “fue un resultado posrevolucionario, no contrarrevolucionario”(Martínez Heredia 2000), con lo que ello significa para el análisis social.

Es preciso subrayarlo dada la seducción —naíf— ejercida por un juicio que escamotea a su obra su soporte teórico: como Martínez Heredia era “humilde” —y lo era de un modo en el que he conocido a muy pocas personas—, y era “muy revolucionario”, su enfoque se desprendería de su carácter y de sus compromisos. Sin embargo, no basta con querer hacer algo, es necesario saber, poder y atreverse a hacerlo. Seguir leyendo “La fuerza de Fernando Martínez Heredia”

Anuncios

Problemas de la “nueva Cuba”. Clase, raza y construcción nacional hacia 1940

Esta conferencia aborda el campo político que produjo en Cuba la Constitución de 1940. Explica la economía política puesta en debate por esa Constitución y la política cultural que animó sus contenidos. Analiza temas de clase social (a través del debate sobre la moratoria de las deudas hipotecarias de los 1930) y de raza(mediante el estudio de la “cubanidad” y el “afrocubanismo”). Especifica cómo, hacia 1940, fue elaborado un nuevo campo de legitimidad —respecto a la república oligárquica previa a 1930— basado en la reforma de la relación estado-economía-sociedad y en la reelaboración del nacionalismo. El argumento identifica a los actores y a los intereses implicados en el proceso, reconstruye sus respectivos repertorios de ideas y prácticas y muestra las inclusiones y las exclusiones operadas en ese campo político.

(Gracias a Claudio Pélaez Sordo por la realización —en modo fraternal— del video. “Por razones ajenas a nuestra voluntad”, no aparece el debate completo. Además de los que aquí aparecen, también intervinieron, entre otros, Roberto Zurbano.)

Julio César Guanche
23 de noviembre 2016, ICIC Juan Marinello, La Habana, Cuba.
Link del video: https://youtu.be/ks6e4QrFI0U
Blog personal: https://jcguanche.wordpress.com/