Un comentario a un texto de Pedro de Jesús. (Sobre las Iglesias, el artículo 68 y el debate constitucional)

Colección Museo Nacional de San Carlos. Foto Roberto Ramos Mori.

Por Alberto Roque Guerra

De mi post Matrimonio igualitario, Iglesias y asociaciones perversas Pedro de Jesús interpreta que estoy a favor de limitación de la libertad de expresión de las iglesias en relación al artículo 68.

En una nueva lectura vuelvo a las intenciones concretas de dirigir mi texto a los modos en que el Estado/Partido ha controlado el intercambio de ideas en relación al artículo 68, en total asimetría con otros artículos debatidos en las asambleas.

Reitero mi posición de no debatir sobre el dogma de las iglesias, no soy teólogo ni tampoco especialista del CENESEX, como afirma Pedro de Jesús. Tampoco estoy a favor de ningún tipo de censura ni limitación del derecho de expresión y difusión de ideas.

Solamente hago notar la permisividad sin precedentes de nuestro Estado/Partido con las campañas comunicativas de las iglesias protestantes, que desde un total proselitismo oscurantista promueven la limitación de la garantía de los derechos sexuales de un número importante de ciudadanas y ciudadanos que incluso asisten a sus templos y son fervientes creyentes.

Lo ideal sería que todas y todos (incluye a las Iglesias) podamos expresarnos en los medios de comunicación y en muchos otros espacios de participación, pero lamentablemente no es así y no responsabilizo a las iglesias por ese motivo.

Tampoco las responsabilizo de la pobre articulación de un movimiento LGBTI en Cuba. Seguir leyendo “Un comentario a un texto de Pedro de Jesús. (Sobre las Iglesias, el artículo 68 y el debate constitucional)”

Anuncios

Las iglesias y el artículo 68 en el Proyecto de Constitución cubano. (Sobre el texto de Alberto Roque Guerra)

Foto: Taller Galería Inda. De la serie. Ritos de fe.

Por Pedro de Jesús

Tal y como dice el artículo 39 del Proyecto de Constitución, el ejercicio de los derechos humanos es indivisible e interdependiente. No comprendo entonces por qué Alberto Roque, en su artículo «Matrimonio igualitario, Iglesias y asociaciones perversas», defendiendo el derecho de los gais a contraer matrimonio, arremete contra el de las Iglesias a expresarse públicamente respecto del tema.

Aunque al final de su texto declare que «no pretende estimular la censura a las iglesias, ni mucho menos a ningún ciudadano», antes ha escrito cosas que ponen en entredicho esas buenas intenciones. Por ejemplo, se queja de que «El Estado/Partido se ha mostrado sospechosamente permisivo con un proselitismo sin precedentes que ha desbordado los espacios eclesiales», y advierte a ese mismo Estado/Partido «sobre los peligros que implican la Iglesias para el manejo de la cosa pública». Seguir leyendo “Las iglesias y el artículo 68 en el Proyecto de Constitución cubano. (Sobre el texto de Alberto Roque Guerra)”

Iglesia católica y reforma constitucional en Cuba: hablan los Obispos

Foto: Randdy Fundora. (Cortesía para La Cosa)

 

PRESENTACIÓN DE LENIER GONZÁLEZ MEDEROS

Finalmente, después de varios meses de un especial dinamismo en el campo religioso cubano (y de la intervención particular de algunos Obispos católicos), el 24 de octubre la Conferencia Episcopal (con la sola participaron de los Obispos titulares, y sin la participación de los eméritos) se ha manifestado en pleno sobre el proceso de reforma constitucional en curso en el país. Se trata del documento pastoral, con dimensión sociopolítica, más importante desde la Carta Pastoral “La Esperanza no defrauda”; hecha pública en el año 2013, y donde aún participaron de su confección algunos Obispos integrantes del “viejo Episcopado” cubano. Es un documento pequeño, conciso, donde quedan esbozados con claridad los temas que más inquietan a los prelados. A continuación comentaré algunos de esos tópicos.

Un primer elemento a resaltar es que los Obispos reconocen públicamente la legitimidad del proceso constituyente que tiene lugar en la Isla, desmarcándose así de los llamados de algunos actores sociales (dentro y fuera de Cuba) a no hacerle “el juego” al “fraude del Gobierno”. En ese sentido hacen un doble llamado: a optar por una participación consciente y responsable de la ciudadanía y, además, piden a las autoridades que los planteamientos de todos sean aceptados. Este es el primer dato “duro” importante a tener en cuenta: la jerarquía no objeta el proceso, se suma al mismo.

Otro elemento interesante es que estamos ante el primer documento episcopal (de toda la historia de Cuba) donde se cita tanto a José Martí. Las citas de Martí son utilizadas por los Obispos para mostrar sus diferencias con relación a elementos de la estructura del régimen político insular. Se trata de un “anclaje” utilizado para defender elementos tales como la supremacía constitucional o la necesidad de establecer un Tribunal de Garantías Constitucionales. También hacen un énfasis especial en la defensa de los Derechos Humanos, y buscan como “anclajes” esenciales a la Doctrina Social de la Iglesia, a los textos de las Naciones Unidas y, nuevamente, al pensamiento martiano.

Como era de esperarse, los Obispos reiteran su rechazo a la “identidad sexual y de género”, y frontalmente se oponen a la inclusión del “artículo 68”, que garantiza el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sin embargo, después de la catarata de insultos, disparates e, incluso, estupideces que hemos escuchado desde el campo religioso durante estos meses, creo que el planteamiento sobre el “artículo 68” se hace de una manera respetuosa. Por otro lado, son reafirmadas sus posturas tradicionales sobre la “libertad religiosa”, siempre interconectadas con el acceso de la Iglesia a los medios de comunicación y al sistema nacional de educación. También agradecen los Obispos que el Proyecto de Reforma Constitucional confiera una centralidad especial a la familia cubana; tema este muy importante en la agenda global de la Iglesia. Seguir leyendo “Iglesia católica y reforma constitucional en Cuba: hablan los Obispos”

El artículo 68: evangélicos, católicos, el movimiento LGBTI y las cortinas de humo

Foto: Fernando Medina (Cortesía para La Cosa)

Por Alberto Abreu Arcia

Faltan apenas días para que concluyan las discusiones en torno al Proyecto de Reforma Constitucional. El mismo ha acaparado la atención de expertos, intelectuales, académicos, activistas y de otros sectores de la sociedad cubana. Las redes sociales también han servido de plataforma a estas reflexiones.

A mi juicio, su principal ganancia reside en la variedad de escritos que han visto la luz en medio de esta discusión. Estimables, no solo por su cantidad sino también por la variedad de sus miradas, acotaciones, y re-lectura del contenido jurídico de importantes conceptos como ciudadanía, patria, nación, Estado, matrimonio, familia, propiedad, etc. Y que hacen del mismo en uno de los debates más estimulantes de las últimas décadas y un pre-texto para imaginar la nación que queremos.

Un suceso difícil de imaginar si tenemos en cuenta el mutismo e indiferencia que, hasta hace pocos meses, prevaleció entre nosotr@s en torno a la marcha del Proyecto de Reforma Constitucional cuya redacción parecía detenida o postergada por quienes tenían la responsabilidad de llevarla a cabo. ¿Qué se iba a reformar? ¿Cuándo se iba a reformar? y ¿cómo? ¿Cuáles serían los límites no transgredibles de dicha reforma? Solo el silencio como respuesta.
Algunos, alarmados, se referían este proceso como “el más opaco y menos transparente”. Los pocos que se aventuraron a buscar información sobre el destino de un documento que compete a tod@s los cubanos tropezaban con un velo de especulaciones. Lo cual me lleva a conjeturar que los lamentables descuidos estilísticos y falta de prestancia que muchos han constatado en su redacción responden a la premura y al compromiso público por sacar a la luz un documento cuya elaboración estuvo detenida por mucho tiempo.

Seguir leyendo “El artículo 68: evangélicos, católicos, el movimiento LGBTI y las cortinas de humo”

La polémica del matrimonio y el artículo 68 del Proyecto de Constitución de la República de Cuba

Foto: Fernando Medina (Cortesía para La Cosa)

 

Por Yuliesky Amador Echevarría.

Desde el pasado 13 de agosto Cuba se encuentra inmersa en el Proceso de Consulta popular del Proyecto de Constitución de la República, tercera de las etapas por las que formalmente atraviesa toda Reforma antes de que cada una de las propuestas sean llevadas posteriormente a la Comisión redactora para la actualización del Texto, ulterior presentación y discusión en la Asamblea Nacional del Poder Popular y finalmente, después de acordarse una fecha para el Referéndum, sea promulgada y puesta en vigor como texto definitivo de lo que será el máximo Código político cubano.

Sin embargo, a poco más de dos semanas de comenzado el debate, muchas son las interrogantes que han surgido con respecto a los párrafos 192 y 193 correspondientes al articulado que recoge la nueva definición sobre la institución del matrimonio. Sin pecar de absoluto podría decir que el artículo 68 ha gozado de protagonismo y al parecer, así será durante estos tres meses de intenso debate.  Pero, ¿por qué tantas opiniones encontradas al respecto?, ¿muy adelantado para Cuba?, ¿violenta los patrones de conducta y atenta contra las familias?, ¿pone en peligro las buenas costumbres y la educación de los menores de edad? Si algo no podemos pasar por alto es que las opiniones de nuestra población serán imprescindibles a la hora de escribir el futuro próximo del país, pero una mala interpretación del Texto que se estudia o una lectura que privilegie sólo algunos de sus artículos no será la solución para una mejor Ley de leyes o elevar los patrones positivos de conducta en la población.

La Constitución como norma de rango superior debe convertirse en presupuesto de la legitimidad de las demás leyes y disposiciones jurídicas que integran el ordenamiento jurídico de cualquier país. Esto trae como consecuencia que no pueda verse cada una de sus partes por separado y sin relación alguna, cuestión esta que en cada uno de los Procesos de consulta no puede, ni debe, descuidarse. Hoy, en tanto que unos defienden y otros satanizan el artículo 68, hay que tener en cuenta que este viene a convertirse en una extensión de otros párrafos (artículos) con los que sí estamos de acuerdo y le sirven de preámbulo.

Seguir leyendo “La polémica del matrimonio y el artículo 68 del Proyecto de Constitución de la República de Cuba”

Sobre el artículo 68, y temas conexos en el proyecto de Constitución de la República

Foto: Gabriel Guerra Biancini (Cortesía para La Cosa)

Descargue aquí, en un click, los textos de las Constituciones cubanas de 1901, 1940, 1959 y 1976 (con sus reformas de 1992 y 2003).

DRAFT Cuban Constitution 2018 (English)

 

Por Luis Carlos Silva Aycaguer

He intentado seguir el curso de los debates que en este marco se han venido produciendo (y reproduciendo intensamente), en buena medida incentivados por Victor Fowler. Los intercambios, acordes a la convocatoria de nuestras máximas autoridades de que todos nos involucremos en el examen serio y comprometido de un texto medular para la vida y el futuro del país, me parecen altamente motivadores. La presente reflexión ha sido estimulada por el comentario titulado “Alrededores del artículo 68” escrito por Víctor Fowler.

Comparto casi por entero las inquietudes expresadas por él en torno al tema. Pero me gustaría agregar algunos pocos comentarios y luego expresar algunas dudas. Seguir leyendo “Sobre el artículo 68, y temas conexos en el proyecto de Constitución de la República”

Reflexiones en torno a la oposición de denominaciones cristianas al ejercicio de los derechos LGBT.

Foto: Kako Escalona / ShutterStock

Descargue aquí, en un click, los textos de las Constituciones cubanas de 1901, 1940, 1959 y 1976 (con sus reformas de 1992 y 2003).

Por María Isabel Alfonso

Desde el 13 de agosto de este año, los cubanos debaten en asambleas populares un nuevo proyecto de Constitución. Los cambios son sustanciales: se añaden 87 artículos; se mantienen 11; se modifican 113 y se eliminan 13. El referendo de febrero dará la posibilidad de refrendar o rechazar los cambios a la Carta Magna.

No sólo los residentes en la isla pueden aportar a las transformaciones que experimentará la Ley de leyes. Desde la primera semana de septiembre, los emigrados también están pudiendo hacerlo, participando en un formulario en línea habilitado en el sitio La Nación y la Emigración, asociado al MINREX (Ministerio de Relaciones Exteriores), aunque deben validar que son ciudadanos cubanos. Ernesto Soberón, director de DACCRE (Dirección de Asuntos Consulares de Cubanos Residentes en el Exterior), calificó el gesto en un tuit como un “hecho inédito en la historia de la Revolución.” Los emigrados, sin embargo, no podrán votar en el referendo. Seguir leyendo “Reflexiones en torno a la oposición de denominaciones cristianas al ejercicio de los derechos LGBT.”

Alrededores del artículo 68

Foto: Iván Cañas (@archivo Iván Cañas)

 

Descargue aquí, en un click, los textos de las Constituciones cubanas de 1901, 1940, 1959 y 1976 (con sus reformas de 1992 y 2003).

 

Víctor Fowler

Aunque sólo lo he visto en la iglesia de K y 25, en el Vedado, he escuchado que en otras de la ciudad (e imagino que ocurra lo mismo enel resto del país) cuelga un cartel con las frases siguientes:

“Estoy a favor del diseño original. La familia como Dios la creó.Matrimonio Hombre Mujer#Salvemos a la familia#Unidos por Cuba”.

Son tantas las emociones encontrada que experimenté al leerlas que preferiría no haberme enterado.La angustia de un intérprete ortodoxo de las escrituras bíblicas al enfrentar el llamado “matrimonio igualitario”, refrendado en el artículo 68 del actual Anteproyecto de Constitución, merece ser leída en unión con otros importantes desafíos que, en el mundo de hoy, experimentan las iglesias cristianas: los debates sobre el derecho al aborto, la posibilidad de ordenar mujeres y su función dirigente, el cese de la obligación de celibato para los curas (propia de la iglesia católica).

Me hizo sentir incómodo el toque mesiánico, y hábilmente calculado, de un cartel que mediante la frase “#Unidos por Cuba” (impresa en letra mucho más pequeña que el resto de los textos mencionados y en el ángulo inferior derecho), otorga a la institución la misión de ser salvadores de Cuba. Seguir leyendo “Alrededores del artículo 68”